Un libro sobre la historia de la economía, que desde Malthus se dice que  es una ciencia lúgubre, que surge en tiempos de escasez, puede parecer una lectura no muy apeticible. Pero viniendo de alguién que dijo que la economía servía principalmente para dar trabajo a los economistas, la cosa cambia. La lectura es ágil, sencilla, por doquier con una fina ironía elegante y acerada. Los conceptos que trata, no. Pero merece la pena, sobretodo si uno sabe algo de economía. En todo caso resalta su lucidez y su denuncia, como el que advierte que el rey va desnudo, entre las ideas económicas y la forma en que vivimos -o nos hacen vivir- la vida;  sobre la pretensión de la economía como ciencia positiva: “La economía no existe aparte de la política [..] negarlo es una pantalla que oculta la realidad del poder y de las motivaciones económicas” O sobre la creatividad en las empresas y las nuevas relaciones laborales: “entre el personal de la dirección de la empresa moderna se distinguen [..] los que mandan y los mandados. Pero ocurre también que [..] se recurre a la negociación como medio de atemperar el autoritarismo. Es enteramente normal, por ejemplo, que un técnico, un diseñador o un vendedor resulten más importantes para la empresa que la persona que los supervisa. En estos casos, la autoridad no da instrucciones, sino que debe recurrir al estímulo y a la persuasión, y no tiene más remedio que aprender. [..] la relación jerárquica es sustituida por la cooperación…” “En épocas anteriores Keynes había propuesto que los billetes de libras esterlinas se enterreran en minas de carbón, pues al excavar luego para recuperarlos se promovería el empleo [..]. El armamento ingentemente costoso que no podía utilizarse a causa de su poder destructivo casi infinito, llego entonces a servir los mismos fines económicos que la moneda enterrada” No os parece que de una aterradora actualidad y lucidez…

Anuncios

225px-Ian_stewart_mathematicianPocos libros son tan sinceros, y tan accesibles y hacen un favor tan grande a las matemáticas como este de Ian Stewart The foundations of Mathematics. Como muestra de ello estas ideas principales extraidas de su primer capítulo:

Cómo detectar los errores: por dos medios

  1. Paso a paso, comprobando la cadena lógica que lleva a cada uno de ellos.
  2. Una vista general. Los árboles no dejan ver el bosque. Pero una definición más operativa: coge toda una serie de piezas individuales e intenta conseguir un puzzle coherente con todas ellas, entre ellas y lo que les rodea.

La formación de los conceptos: no a través de una primera definición cuyos múltiples matices se basan en un extenso proceso de generalización, si no a través de ejemplos. Todos los matemáticos han sido niños alguna vez.

¿Qué es un concepto matemático? Es un patrón organizado de ideas, de alguna forma interrelacionadas que se basan en la experiencia y en conceptos ya establecidos. O sea, un esquema.

¿Qué entendemos entonces por aprender? Básicamente, haciendo que el esquema existente acomode las nuevas ideas. ¿Cómo? extendiendo el esquema.  Un ejemplo delicioso. Se pregunta: ¿dónde viven los números reales? Un sitio es dibujar una recta en un papel, marcar el cero. A la izquierda viven los negativos, a la derecha los positivos. ¿Y  los complejos? Uhm.. no son ni positivos ni negativos… dibujemos otra línea, que pase por el cero, y hagámoslos vivir allí…

sombrero100 Mil Millones de Estrellas es el título del libro de Rudolf Kippenhan. Un maravilloso libro, escrito ya hace unos años por alguién que contribuyó él mismo a entender mejor qué son, y cómo se formaron las estrellas pero narrado de tal forma que no por eso se pierde su belleza, sino que se incrementa. Mirar no es lo mismo que ver  y después de leer este libro uno no vuelve nunca a ver las estrellas de la misma forma. Son ya  otra cosa distinta, más bella, más profunda. De objetos que lucen inmutables pasan a ser seres vivos, que crecen, se desarrollan y alimentan unas de otras, como la estrella Algol que Ptolomeo llamaba ya la cabeza de medusa en la constelación de Perseo y cuyo nombre en árabe significa cabeza del diablo. En la edad media la consideraban la estrella más desafortunada del firmamento, por ser una estrella que cambiaba de intensidad. Actualmente se sabe por que, pero no por ello deja de ser más bella. Es una estrella doble, donde una estrella más ligera gira en torno a otra mayor. Cuando la estrella más ligera se esconde detrás de la mayor, es cuando vemos que brilla con menos intensidad, de ahí sus cambios en brillo, y su tormento en un firmamento que parece tan inmutable.  

your decisionA la hora de encarar un proyecto, del tipo que sea -de producción, de operaciones, financiero, o de investigación- nos encontramos frecuentemente con el mismo tipo de problemas: ¿cómo cuantificar los imponderables, algo que en principio no sabemos ni lo que es, y que al final pretende responder a la pregunta fundamental: nos saldrá “bien” la jugada? En este librito de Harvard Business Essentials (me gustan estos libros por lo concisos, directos al grano, con vocación de ser  útiles)  proponen tener en cuenta los siguientes cuatro criterios:

  1. La adecuación estratégica: tiene el proyecto nuevo algo que ver con los objetivos a largo plazo que nos habíamos planteado.
  2. Foco: ¿hasta qué punto nos distraerá de lo que sabemos hacer? ¿Nos dispersará y perjudicará lo que estábamos haciendo? Quién mucho abarca, poco aprieta.
  3. Riesgo: ¿cuáles son las probabilidades de éxito?
  4. A la vista de todo esto, realmente ¿cuánto valor aporta? ya sea intentando cuantificarlo en dinero, o en fondo de comercio, o en prestigio como tarjeta de presentación…

 

chomskyoncharlierose_kimpierro_croppedUn pequeño libro de apenas 100 páginas (Editorial Katz): la trascripción de un debate televisivo de 1970 entre Noam Chomsky y Michel Foucault que parece haber tenido lugar ayer. ¿Existe algo que podamos llamar Naturaleza Humana? ¿Qué relación tiene la justicia y el poder? Chomsky, tal vez el más claro, el más comprensible, abre el fuego de la naturaleza humana a través del lenguaje: esa estructura que parece que tenemos todos los seres humanos, para independientemente de las más variadas condiciones externas, ser creativos  y llegar a un sistema de comunicación común –el lenguaje- que nos permite entendernos. ¿es eso la indicación de una naturaleza humana? Foucault lleva entonces el debate a la creatividad científica, a la invención. Ahí introduce su concepto de rejilla, el entorno cultural y social, que sostiene la creatividad y que cambia con la evolución histórica. La naturaleza humana cambia con el ambiente.

¿Y la justicia? Chomsky cree en ella. Cree en la evolución hacía sociedades cada vez más justas. Y en esa lucha, toca magistralmente la desobediencia civil: la distinción entre lo legal y lo justo “si para evitar un accidente, nos saltamos un semáforo en rojo, cometemos una ilegalidad, pero en ningún caso es un acto injusto” “del mismo modo, los estados cometen actos legales, pero injustos” y nos advierte de los distintos modos que existen en la sociedad de tal modo que el poder reprime la justicia. Para Foucault “la idea de justicia en sí es una idea que ha sido inventada y puesta a funcionar en diferentes tipos de sociedades como instrumento de cierto poder político y económico, o como un arma contra ese poder”.

Y todo ello en medio de un debate ameno, a veces difícil, con preguntas del público, y con múltiples temas que entran y salen como una madeja.

MicroEconomiaPara un estudiante de microeconomía, ¿cuál es el valor de un libro que finaliza con un inquietante “Entonces, ¿puede la microeconomía servir para algo?. Hemos mostrado que no.”? La honestidad de su planteamiento. Porque independientemente de que uno se encuentre capacitado para juzgar la validez de sus críticas, Guerrien y Jallais hacen un esfuerzo muy logrado para mostrar en 180 páginas de forma muy clara las cuestiones principales de la microeconomía. Punto y aparte; plantean sus interrogantes y sus críticas. Y aunque la crítica es demoledora -y aún amarga, porque uno no puede dejar de cuestionarse si las largas horas de sufrimiento preparando los exámenes de microeconomía, han sido sólo eso, sufrimiento- la exposición tiene un trasfondo de honestidad, que una vez asumida te enriquece como lo hace toda reflexión.  Una joya añadida han sido sus links a la página personal de Ariel Rubinstein, donde uno puede descargarse el texto integro de sus magníficos manuales de teoría de los juegos y microeconomía.

Simplemente, una cosa.

diciembre 7, 2008

mauldinJust one thing es el título de un original libro que recoge 12 artículos de 12 grandes inversores norteamericanos de las altas finanzas, tiburones de la gestión alternativa o hedge funds. Como el mismo John Mauldin dice, editor del libro y el mismo inversor: “Una de las mejores cosas de mi profesión es que uno llega a conocer a personas de una gran inteligencia y talento. Uno puede relacionarse con esas personas y aprender de ellos. Si tuviéramos la oportunidad de hablar con cada uno de ellos, que idea compartirían ellos con cada uno de nosotros que consideraran de valor (…) por eso les pedí que, sin ningún tipo de limitación, cada uno de ellos escribiera sobre Just one thing (…) y que lo hicieran de forma accesible por que nada me es más frustante para mi que percibir en un escrito una gran idea, pero ser incapaz de entenderla..”  Y el resultado es realmente sorprendente: 12 cartas, algunas de ellas  técnicas y con sustancia matemática que descubren aspectos sorprendentes del comportamiento de los mercados explicadas de una forma clara y asequible, otras con un profundo sentido psicológico sobre el autocontrol y los sesgos que condicionan nuestra toma de decisiones, o sobre los efectos económicos de la globalización y las nuevas pautas demográficas en nuestra economía.  Pero todas ellas transmiten experiencias y opiniones solventes, de gente curtida con una extraña mezcla de rigor académico, extensa cultura, profundo humanismo y experiencia de tiburón financiero. Un coctel realmente sorprendente.